Los nervios sacros, procedentes de la médula espinal, controlan la función de la vejiga. En los casos de vejiga hiperactiva, con incontinencia urinaria de urgencia, o en la retención urinaria que no ha respondido a los tratamientos conservadores, este tratamiento es una opción. Consiste en la colocación mediante una intervención quirúrgica, de un dispositivo que permite modular la función de los nervios sacros con impulsos eléctricos suaves. De esta forma, se intenta que la función de la vejiga sea lo más normal posible.

El sistema consta de un neuromodulador, que es similar un marcapasos, implantado bajo la piel. Un electrodo (cable fino) transmite impulsos eléctricos suaves desde el neruromodulador a los nervios que controlan el suelo pélvico, incluidos el intestino y la vejiga. La función del neruomodulador se controla desde un programador que le permite ajustar la intensidad de la neuromodulación y activar o desactivar el sistema.

La neuromodulación de raíces sacras es un tratamiento seguro y reversible que se puede interrumpir en cualquier momento.

Neuromodulación de raíces sacras


Las personas que se han sometido a la terapia para la incontinencia urinaria  de urgencia han experimentado:

  • - Importantes mejoras en el número de episodios de incontinencia cada semana y, en un gran número de casos, ausencia total de incontinencia.
  • - Una importante disminución en el número de veces que tienen que ir al baño cada día.
  • - Una mejora de la calidad de vida.
Las personas que se han sometido a la terapia para la retención urinaria han experimentado:

  • - Un aumento en el volumen de orina producida cada vez que van al baño.
  • - Disminución en el número de cateterismos.
  • - Una mejora significativa de la calidad de vida.
La evaluación de prueba (fase de prueba) conlleva la colocación de un electrodo (cable fino) bajo la piel en el sacro. El electrodo se conecta a un neuromodulador de prueba externo, que envía impulsos eléctricos suaves y continuos a los nervios sacros. Esos impulsos pueden conseguir que la vejiga y/o el intestino funcionen correctamente. Durante la evaluación de la fase de prueba, que normalmente dura varios días, puede llevar a cabo muchas de sus actividades diarias con precaución.

Riesgos

Como ocurre con cualquier tratamiento médico, determinadas personas pueden experimentar algunos de los siguientes efectos secundarios con la neuromodulación de raíces sacras:

  • - Dolor en el lugar de implantación del dispositivo.
  • - Infección o irritación cutánea.
  • - Problemas con el sistema (desconexión, desplazamiento del electrodo)
  • - Cambios no deseados en la función intestinal y/o vesical.
  • - Estimulación o sensaciones no deseables.
El número de personas que sufren estos efectos secundarios ha sido muy bajo y, en casi todos los casos, los problemas se han resuelto sin necesidad de intervención quirúrgica. De modo que debe hablar con el médico de su experiencia.