Es la perdida involuntaria de orina que afecta a un gran número de hombres y mujeres, produciendo un importante impacto en la calidad de vida ya que repercute en su vida social, sexual, laboral, e incluso en la propia autoestima. Todo esto se traduce en una limitación de un número significativo de actividades comunes en su vida diaria.

Muchas personas que sufren esta situación dejan de acudir al médico al pensar que es normal para su edad o incluso por cierta sensación de vergüenza al plantear este problema.

Tipos de incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria de urgencia

Es la sensación imperiosa y urgente de orinar y que no se puede controlar llegando a producir escapes de orina.

Incontinencia urinaria de esfuerzo

Es aquella en la que la perdida involuntaria de orina está relacionada con la actividad física, tos, o cualquier esfuerzo que aumente la presión abdominal.  

Incontinencia urinaria por rebosamiento

Se produce cuando la capacidad de la vejiga es superada por el volumen de orina almacenado, lo que se traduce en un aumento del numero de micciones diarias, acompañado de un goteo permanente. Estos tipos de incontinencia pueden, en algunos casos, coincidir en un mismo paciente. Por ello, es necesario que su especialista realice un correcto diagnostico para proponerle el mejor tratamiento.

Síntomas

  •       Ico La incontinencia urinaria puede presentarse de varias formas, según el tipo e que se trate.
  •       Ico Sensación urgente de orinar que no puede controlar.
  •       Ico Mojar la ropa interior pues no da tiempo a llegar al cuarto de baño.
  •       Ico Necesidad de orinar con frecuencia, esté donde esté.
  •       Ico Necesitar llevar compresas o incluso pañales.
  •       Ico Escapes de orina al toser, reír, estornudar o coger peso.
  •       Ico Escapes de orina sin sentirlo, incluso por la noche durmiendo.

Diagnóstico

Es fundamental realizar una historia clínica completa, analítica de orina y exploración física en la consulta. La aplicación de  cuestionarios que miden la repercusión sobre la calidad de vida y los diarios miccionales ayudan a lograr un diagnostico correcto. 

A veces es necesario recurrir a otras pruebas diagnosticas, como el estudio urodinámico, una prueba que se realiza de forma ambulatoria y que nos da información la función integrada del aparato urinario inferior (vejiga, esfínter y uretra). 

Tratamiento

Cada paciente debe ser evaluado de forma personalizada, pues existen diferentes tipos de incontinencia urinaria y el tratamiento ha de ir enfocado a resolver cada situación concreta. Además, la incontinencia urinaria en la mujer y en el varón poseen características distintas y necesitan tratamientos diferentes.

Medidas higiénico dietéticas y fisioterápicas

Se trata de abordar una serie de cambios en los hábitos alimenticios y de la gestión de la ingesta de líquidos. Se recomienda limitar el consumo de cafeína y alcohol, control de la ingesta de líquidos y realizar micciones regladas. Otra modalidad de tratamiento que ayuda al control miccional es la rehabilitación mediante ejercicios para fortalecer los músculos del suelo pélvico.

Tratamiento médico

Algunos tipos de incontinencia urinaria tienen indicación de tratamiento farmacológico para regular la función de la vejiga, evitando en muchos casos la perdida involuntaria de orina. Dependiendo del tipo de incontinencia, y cuando los tratamientos conservadores fracasan, puede ser necesario recurrir al tratamiento quirúrgico.

Tratamiento quirúrgico

Actualmente está indicado en la incontinencia urinaria de esfuerzo cuando han fallado las medidas de tratamiento conservador.  Se basa en la colocación de una cinta o cabestrillo debajo de la uretra empleando una técnica mínimamente invasiva.





cabestrillo suburetral femenino


 

Toxina Botulínica. Este tipo de tratamiento es ambulatorio y se lleva a cabo inyectando toxina botulínica directamente en la vejiga empleando material endoscópico a través de la uretra. 

Toxina botulínica vesical


Neuromodulación de raíces sacras. Intenta modular la actividad de los nervios que están relacionados con la micción mediante un dispositivo colocado debajo de la piel del glúteo.