La evaluación Urodinámica consiste en la realización de una serie de pruebas que permiten a su urólogo objetivar y cuantificar la función de su tracto urinario inferior. 

La prueba intenta reproducir su micción normal registrando toda una serie de datos que nos ayudan a conocer cuál es la causa de su problema miccional y lograr su tratamiento más efectivo.

Se realiza de forma ambulatoria y no necesita de una preparación especial. Es importante que el día de la prueba acuda con ganas de orinar pues el estudio comienza realizando una flujometría, es decir, una micción normal en un recipiente que se registra y nos informa de una serie de parámetros (volumen de orina emitido, tiempo de micción, tipo de curva de micción, flujo máximo y flujo medio de orina) que nos permiten valorar la posibilidad de que exista una obstrucción. Posteriormente, se cuantifica la orina retenida en su vejiga para medir el residuo después de la micción.

La segunda parte del estudio consiste en colocar un fino catéter por la uretra hasta la vejiga y un pequeño balón en el recto con la finalidad de registrar una serie de datos durante un ciclo miccional. Simultáneamente,  se colocan unos dispositivos que se pegan en la piel cerca del recto y que nos miden la actividad de los músculos de la zona pélvica durante el estudio. Se pretende con todo ello medir la presión y el comportamiento de la vejiga durante dos fases, la de llenado, en cuyo momento nos ira usted diciendo que sensaciones tiene (primer deseo de orinar, sensación de micción urgente, dolor). Toda la información es registrada para su análisis posterior.

Durante el estudio le solicitaremos que realice algunos ejercicios, tales como toser o ponerse de pie, para comprobar si hay pérdida de orina.

La prueba finalizará cuando usted nos indique que tiene ganas de orinar realizando la micción con los catéteres para comprobar cómo es su micción desde el punto de vista urodinámico.

Aunque el riesgo de infección es mínimo, se le pautará un antibiótico para prevenir esta posibilidad.
Las molestias después de la prueba son escasas e incluyen la posibilidad de infección, escozor o molestias al orinar, que suelen ser pasajeras.

Estudio Urodinámico