Es un procedimiento que se realiza a través de la uretra por donde se accede al interior de la vejiga empleando un cistoscopio especial al que acoplamos un instrumento de trabajo llamado resector. Empleamos un resector bipolar de última generación que permite una resección más precisa de tejido que queda menos artefactado para el análisis anatomopatológico posterior.

Es la misma vía a través de la cual realizamos la Resección Transuretral de próstata por lo que, en ocasiones, es posible llevar a cabo ambos procesos simultáneamente. 

Al llevarla a cabo por vía endoscópica bajo anestesia, es posible realizar un análisis exhaustivo visual de toda la superficie vesical y obtener biopsias de las zonas sospechosas. Durante el procedimiento se resecan (extirpan) todos los tumores visibles incluyendo los márgenes de tejido sano de alrededor.
Es la primera maniobra quirúrgica en todos los tumores vesicales pues nos permite extirpar y analizar la lesión, diferenciando los tumores superficiales de los infiltrantes.

En el caso de los carcinomas superficiales es un tratamiento curativo, aunque en una proporción variable volverán a reaparecer requiriendo nuevas resecciones transuretrales en el futuro.  Para reducir este riesgo, los pacientes son sometidos a programas de instilaciones vesicales con quimioterapia o inmunoterapia BCG.

En pacientes con tumores recidivantes de buen pronóstico llevamos a cabo fulguraciones con láser de forma ambulatoria con anestesia local. De esta manera, los pacientes evitan someterse a anestesia raquídea o general y están el menor tiempo posible en el hospital.

En los casos de carcinomas infiltrantes, la resección transuretral suele ser es un tratamiento insuficiente pues no se puede precisar la extensión en profundidad del tumor. Sólo en casos muy seleccionados puede intentarse una conservación vesical basada en una resección transuretral agresiva, complementada generalmente con quimio y radioterapia. En la mayoría de los casos el tratamiento de lección en estos es la Cistectomía radical.


Resonancia transutretral de la vejiga