El tumor vesical superficial se caracteriza por su tendencia a la recurrencia (aparición de nuevos tumores) y a la progresión (hacerse más agresivo) tras su tratamiento inicial con Resección Transuretral  (RTU).  Por éste motivo se han desarrollado tratamientos complementarios con la finalidad de reducir tanto la progresión como la recurrencia.

Las instilaciones vesicales consisten en la introducción de una solución quimioterápica o inmunoterápica en la vejiga a través de una sonda uretral. Tras la administración, el paciente debe permanecer en cama durante un periodo de 1-2 horas cambiando de posición cada cierto tiempo para que el líquido entre en contacto con toda la superficie vesical.

Generalmente, se lleva a cabo una instilación semanal durante 6 semanas  (periodo de inducción) continuada por un número de instilaciones con periodicidad variable (periodo de mantenimiento). El inicio de la instilación suele estar entre las 3 semanas y el mes de la  resección transuretral, tiempo generalmente suficiente para que haya cicatrizado la vejiga.

Deben tomarse medidas apropiadas para neutralizar los agentes quimioterápicos o inmunoterápicos emitidos cada vez que se orine tras la instilación.

Para las instilaciones se emplean agentes inmunoterápicos (BCG) o quimioterápicos (Mitomicina). 

Bacilo de Calmette-Guerin (BCG) 

Es una bacteria atenuada similar a la que provoca la tuberculosis. Tras su instilación en la vejiga actúa como un estimulante inmune no específico desencadenando una reacción inflamatoria local que destruye a las células malignas.

Esta inflamación suele provocar un síndrome miccional cistítico caracterizado por aumento de la frecuencia miccional, escozor, urgencia e incluso hematuria (sangre en la orina). Con frecuencia se acompaña de una sensación gripal con febrícula. Estas molestias van desapareciendo en los días siguientes a la instilación. En raras ocasiones pueden provocar infecciones específicas locales o sistémicas (que afectan a otros órganos del cuerpo) que obliguen al empleo de tratamientos antibióticos tuberculostáticos.

Está demostrado que la BCG para su óptima eficacia debería darse en un esquema de inducción y de mantenimiento. No se ha podido determinar el número de instilaciones óptimas para la inducción ni el mantenimiento, pero se estima que requiere un mínimo de 3 instilaciones semanales consecutivas para la inducción y al menos un año de mantenimiento.

Mitomicina C

Es un antibiótico alquilante cuyo mecanismo de acción es el mismo de la quimioterapia sistémica pero tiene la ventaja de que al depositarse directamente en la vejiga sólo tiene efecto en esta y no en el resto del organismo.  Posee unas características químicas que lo han convertido en el agente quimioterápico más empleado por su eficacia y tolerancia. Puede igualmente administrarse en las primeras 24 horas tras la RTU  pues también ha demostrado su eficacia reduciendo las recurrencias con esta administración precoz.

Tras la instilación, los pacientes pueden presentar un síndrome cistítico similar al observado con la BCG pero de menor intensidad y duración y sin las molestias generales similares a una gripe.




Instilaciones