Es la técnica que realizamos con más frecuencia. Consiste en la introducción de instrumental endoscópico a través de la uretra, hasta la localización del cálculo. El tipo de material necesario varía en función de la localización del mismo, siendo necesario frecuentemente la combinación de técnicas para la eliminación correcta de la litiasis.
 
Nos permite navegar a través del uréter por lo que también la empleamos para el diagnostico de lesiones dudosas y para el tratamiento endourológico de tumores del tracto urinario superior.

Existen dos tipos de ureterorrenoscopios que empleamos de forma diferenciada según las características de la litiasis y su localización.

Uretrorrenoscopia semirrígida. 

Se trata de la técnica que se lleva a cabo con el instrumento (ureterorrenoscopio) convencional. Consiste en un vaina de 45cm de longitud, realizada en aleaciones de gran resistencia. Está perforada en el interior en varios canales que permiten el paso de los instrumentos de trabajo y la asociación a un sistema óptico de gran calidad.

Uretrorrenoscopia flexible

Emplea el tipo de ureterorrenoscopio más novedoso que ha hecho posible el acceso a la totalidad del tracto urinario superior. Posee un  longitud superior (unos 65cm), menor calibre y permite la flexión y rotación de su extremo para su posicionamiento en cualquier eje espacial. Cada año aparecen nuevos modelos, de menor calibre y mejor maniobrabilidad, que mejoran el rendimiento de la técnica. Requiere de la colocación de un tubo o vaina de acceso, para la comunicación directa entre la uretra y la vía renal.

En Corporación Urológica del Mediterráneo disponemos de la última tecnología endourológica para, junto a la gran experiencia de nuestros profesionales, poder garantizar tratamientos con la mínima invasión, máxima seguridad y fiabilidad.

Ureterorrenoscopia Curomed

Empleamos el láser de Holmio tanto para la fragmentación de los cálculos como para la fulguración de los tumores de vía urinaria.