Alteraciones del tamaño y forma del pene

La manifestación más común es la incurvación del pene. Este problema tiene dos posibles causas. En ocasiones puede estar presente desde el nacimiento (congénita) o, lo más habitual, ser adquirida bien por causas desconocidas (enfermedad de La Peyronie) o secundaria a traumatismos previos.

La incurvación del pene puede provocar dolor, dificultad para la penetración y molestias que pueden llegar a ser intensas tanto en el varón como en su pareja. Es casos avanzados puede provocar la imposibilidad para la penetración.

Aunque existen algunos tratamientos médicos para las fases iniciales, en la mayoría de los casos será necesaria una cirugía para corregir la curvatura y poder devolver al pene una forma que le permita penetrar sin dificultad. Existen diversas técnicas quirúrgicas, que se aplicarán dependiendo de cada caso; la técnica quirúrgica debe ser personalizada.

Otro motivo de consulta son las alteraciones del tamaño del pene. Aunque en ocasiones no son tales y se deben a la distribución de la grasa pubiana o genital, en otras ocasiones se trata de alteraciones reales que son percibidas por el paciente como inadecuadas. Aplicamos técnicas quirúrgicas (faloplastia) que permiten ganar varios centímetros de longitud hasta alcanzar un tamaño satisfactorio del pene.

Dentro de las alteraciones del pene deben tenerse en cuenta todas aquellas lesiones que aparecen, bien en el glande o en cualquier otra parte del mismo, sobre todo si son excrecentes o duraderas. En estos casos conviene consultar siempre para descartar la presencia de un cáncer de pene o de sus lesiones precursoras.