Terapia Focal

Es un tratamiento mínimamente invasivo que, según nuestra estrategia, ocupa un lugar entre el seguimiento activo y la prostatectomía radical. Consiste en aprovechar la información proporcionada por la Resonancia Magnética multiparamétrica  (RNM mp) y el Mapeo con biopsia transperineal  para destruir selectivamente las áreas con cáncer de próstata significativo conservando el tejido sano. De esta forma se trata de evitar el daño de las estructuras que rodean estrechamente la próstata y de las que dependen funciones importantes como la continencia urinaria y la potencia sexual.


Terapia Focal




Esta situación sería similar a la que ocurre con otros tumores sólidos de otros órganos, como la mama, riñón , hígado o pulmón, con la finalidad de preservar tejido y función. Aunque es un planteamiento que todavía se considera experimental, la base conceptual y experiencia inicial parecen confirmar el beneficio de esta alternativa. De hecho, ni la radioterapia externa, ni la braquiterapia, siendo tratamientos hoy aceptados, se han comparado nunca con la cirugía radical, considerada desde siempre el estándar. Aún así, hay ensayos clínicos en marcha comparando esta estrategia con los tratamientos radicales.

La clave del éxito de este tratamiento radica en lograr la máxima precisión tanto en el diagnóstico (demostrar que las áreas anormales vistas en la RMN mp corresponden al tumor significativo) como en la aplicación del tratamiento (que realmente tratemos las áreas anormales preservando las normales). Para lograr este objetivo, partimos de la información proporcionada por la RMN mp fusionando sus imágenes a tiempo real con la ecografía transrectal, tanto durante la biopsia de mapeo transperineal diagnóstica como durante el tratamiento con electroporación irreversible. 

Proceso Terapia Focal


Como técnica ablativa (destructora del tumor) hemos elegido la Electroporación irreversible (IRE)  por las características de la energía que emplea y la forma de aplicación que favorecen la precisión para destruir las lesiones a la vez que provoca mínimos efectos adversos. Esta técnica, permite circunscribir entre las agujas el tumor a tratar a la vez que respeta la estructura del tejido y los nervios de alrededor.

Terapia Focal
El procedimiento se lleva a cabo en quirófano bajo anestesia general y el paciente es dado de alta 4-5 horas después sin sonda, pudiendo reincorporarse a su actividad habitual a los 7 días de la intervención. Si se interviene por la tarde, el alta hospitalaria se produce la mañana siguiente.

Ningún tratamiento del cáncer de próstata puede asegurar la curación. Los pacientes sometidos a terapia focal con electroporación irreversible en los que la técnica no consiga controlar el tumor pueden ser tratados de nuevo bien con terapia focal, si el tumor está accesible y el paciente lo desea, o con cirugía radical.