Prostatectomía Radical Laparoscópica

Es nuestro tratamiento habitual del cáncer de próstata cuando se hace necesario extirpar toda la glándula.

La hacemos con técnica bidimensional (2D) convencional, aunque ocasionalmente la hemos realizado con tecnología de visión tridimensional (3D) porque creemos que, complementada con técnicas minilaparoscópicas, pueden ser el futuro de esta cirugía. 

Llevamos a cabo la cirugía a través de 5 pequeñas incisiones en la parte inferior del abdomen extrayendo la próstata por la situada a nivel del ombligo. De esta forma, las cicatrices apenas son visibles. Tras la cirugía, los pacientes suelen estar ingresados entre 2-5 días y tienen que llevar una sonda vesical durante 10-15 días.

Laparoscopia

No utilizamos el robot Da Vinci porque está demostrado que no añade ventajas al paciente en comparación con la laparoscopia en manos expertas. Nuestros facultativos han llevado a cabo más de 300 cirugías lo que supone suficiente garantía para nuestros pacientes.

Si las características del tumor, edad y situación previa del paciente lo permiten, intentamos siempre técnicas de preservación de bandeletas neurovasculares que incrementan la probabilidad de conservar la potencia sexual.

Integramos en el proceso de atención con las áreas de Andrología y de Urología Funcional un proceso de evaluación previa y de rehabilitación postoperatoria con la finalidad de recuperar los más precozmente posible la función eréctil (cuando es posible y deseable) y la continencia urinaria.

Prostatectomía Radical Laparoscópica