Hiperplasia Prostática Benigna (HBP)


Es un crecimiento prostático benigno que comienza en la parte interna de la prostata a partir de los 30 años en la mayor parte de los varones y lo hace a una velocidad y con unas repercusiones variables. Este crecimiento concéntrico puede llegar a comprimir la uretra y provocar una serie de síntomas que alteran la calidad de vida y obligan a instaurar un tratamiento medico o quirúrgico.

Los síntomas miccionales relacionados con el crecimiento prostático son de dos tipos y, habitualmente, se presentan en cada paciente en proporción variable:

Síntomas de vaciado

Son los más específicos del crecimiento prostático y de mayor valor pronóstico.

  • Ico  Dificultad para orinar. Tener que hacer fuerza.
  • Ico  Chorro débil. Disminución de la fuerza y calibre del chorro miccional.
  • Ico  Micción entrecortada. Micción en varios intentos

Síntomas de almacenamiento

Son los que más alteran la calidad de vida.

  • IcoFrecuencia miccional aumentada. Ir a orinar más veces de lo habitual.
  • Ico Nicturia. Orinar por las noches.
  • Ico Sensación de micción incompleta. Quedarse con ganas tras la micción.
  • Ico Urgencia miccional. Dificultad para retener el deseo miccional
  • Ico Incontinencia. Escapes de orina involuntarios.

Esta enfermedad no tiene relación alguna con el cáncer de próstata y ambas pueden y suelen coexistir en el mismo varón. En ambas puede estar elevado el PSA aunque en la HBP rara vez lo hace por encima de 10 ng/ml.

Es una enfermedad progresiva en prácticamente 2 de cada 3 pacientes atendidos en las consultas de nuestro país. Sabemos que aquellos con síntomas más severos en el momento de la consulta, con un PSA > de 1,5 ng/ml y con un volumen prostático mayor de 30 cc son los que tienen mayor riesgo de progresión.  Esto quiere decir que si no se trata la enfermedad de forma apropiada y a tiempo los síntomas empeorarán, la próstata seguirá aumentando de volumen y, en última instancia, puede llegar a provocar una retención de orina o hacer necesaria una intervención quirúrgica. 

La retención de orina supone la imposibilidad de orinar y requiere, hasta su resolución definitiva (habitualmente quirúrgica), la colocación temporal de una sonda vesical.

En casos límite esta enfermedad puede llegar a provocar una insuficiencia renal irreversible. Por ello, si usted tiene alguno de los síntomas antes referidos es conveniente que consulte con su urólogo.

Diagnóstico

  • -Exploración física con tacto rectal
  • -Análisis de sangre
  • -Bioquímica de orina y sedimento urinario
  • -Flujometría
  • -Ecografía externa

En determinadas situaciones podrían ser necesario complementarlo con:

Tratamiento

Los pacientes con síntomas leves no requieren tratamiento alguno y solo un seguimiento más o menos cercano según el valor del PSA y el tamaño de la próstata.

Los pacientes con síntomas moderados o severos requieren un tratamiento farmacológico y la frecuencia de seguimiento dependerá de la intensidad de los síntomas y del tipo de tratamiento empleado. Sólo los fármacos que actuan inhibiendo la enzima 5 alfa reductasa son capaces de alterar y frenar la progresión de la enfermedad

Los pacientes que no responden al tratamiento farmacológico y presentan síntomas severos o moderados con gran impacto en su calidad de vida requieren tratamiento quirúrgico.

Algunos pacientes tienen indicación de cirugía desde el inicio:

  • Ico Litiasis (cálculos) en la vejiga.
  • Ico Divertículos vesicales retentivos,
  • Ico Hematuria (sangre en la orina) de repetición.
  • Ico Infecciones de orina de repetición, sobre todo si se acompañan
  • Ico Retención urinaria. 
  • Ico Insuficiencia renal obstructiva. 

En los pacientes con próstatas de volumen menor de 70 cc podemos llevar a cabo una Vaporización con láser verde o una Resección Transuretral Bipolar. Ambas se llevan a cabo por vía uretral, sin incisiones. La vaporización con laser verde permite estancias hospitalarias más cortas y es deseable en pacientes con alteraciones de la coagulación.

En los pacientes con próstatas mayores de 70 cc. la Enucleación con láser de Holmio (HolEP) , también por vía uretral, es nuestra propuesta pues ofrece los resultados más fiables, duraderos, con menos síntomas irritativos postoperatorios.

Figura 2

De acuerdo con nuestros valores, preferimos aconsejar a nuestros pacientes las técnicas láser por ser mínimamente invasivas y en las que poseemos amplia experiencia. De hecho, somos de los pocos centros de nuestro país capaces de ofrecer a sus pacientes ambas tecnologías láser, adaptándolas a las necesidades de cada paciente