Cáncer de Próstata

El cáncer de próstata es una enfermedad que no se puede prevenir pues se desconocen las causas que lo provocan, pero sí es posible un diagnóstico precoz. De hecho, gracias a las campañas de concienciación que llevan a hacer revisiones precoces, hoy en día, 9 de cada 10 pacientes son diagnosticados con el cáncer localizado en el interior de la próstata, y por tanto, potencialmente curables.

Las Sociedades Científicas recomiendan hacer un revisiones para detectar problemas prostáticos a partir de los 50 años o antes si se tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata.

Figura 1


Síntomas

En la actualidad, dos de cada tres pacientes con cáncer de próstata son diagnosticados estando asintomáticos, es decir, en el contexto de una revisión rutinaria en la que se detecta elevado un marcador sanguíneo llamado PSA y/o debido a un tacto rectal anormal. Por lo tanto, no hay que esperar a tener síntomas para someterse a una evaluación por parte del urólogo. 

Cuando un varón tiene síntomas del tracto urinario inferior suelen ser debidos a la hiperplasia prostática benigna , aunque cuando el tumor está localmente avanzado puede provocar síntomas como la hematuria (orinar sangre) o dificultad miccional, entre otros.

Diagnóstico

El diagnóstico del cáncer de próstata se basa en la sospecha como consecuencia de una exploración física sugerente (tacto rectal) o un análisis de sangre (PSA) anormal y se confirma siempre con una biopsia.

Desde nuestra perspectiva, tratamos de valorar cuáles son las características específicas de la enfermedad en cada paciente para poderle ofrecer el tratamiento más apropiado, si es que lo necesita. Por ello, para su diagnóstico llevamos a cabo:


Figura 2


El diagnóstico de cáncer de próstata requiere obligatoriamente de la realización de una biopsia. En unos pacientes la llevamos a cabo de forma convencional por vía transrectal bajo anestesia local. No obstante, en aquellos candidatos a tratamientos focales llevamos a cabo un mapeo prostático transperineal bajo anestesia general siguiendo un protocolo exclusivo. 

Aplicamos el test Prolaris a las muestras obtenidas de las biopsias, cuando el paciente lo acepta, con la finalidad de disponer de datos específicos sobre la agresividad del tumor. De esta forma, la información nos ayuda a tomar decisiones individuales en cada paciente evitando tratamientos innecesarios o radicales en aquellos con tumores poco agresivos y, por el contrario, evitando infratratar a aquellos con tumores que tienen potencial para acabar con la vida del paciente.

Tratamiento

El cáncer de próstata no tiene la misma agresividad en todos los pacientes. El impacto de esta enfermedad en un paciente concreto dependerá de la agresividad del tumor, de las otras enfermedades que padezca el paciente y, por último, de la vivencia que cada uno tiene de su enfermedad y sus valores.
Figura 3

Algunos pacientes diagnosticados de cáncer de próstata no necesitarán tratamiento alguno ya que es improbable que la enfermedad llegue a producirles síntomas a lo largo de su vida. 

Aquellos en los que la enfermedad se ha extendido más allá de la próstata requerirán un tratamiento farmacológico hormonal como primera indicación. 

En la mayoría de los pacientes será necesario proceder a tratamientos quirúrgicos (focales o radicales) o radioterápicos para intentar lograr la curación. En algunos pacientes, estos tratamientos radicales con intención curativa se pueden demorar manteniendo un seguimiento estricto lo cual se llama Vigilancia Activa.

Los tratamientos del cáncer de próstata en fase curativa que proporcionamos son:

.

Figura 4


En cuanto al tratamiento quirúrgico, somos expertos en cirugía radical laparoscópica con más de 300 cirugías realizadas por nuestros facultativos. Aunque  habitualmente la practicamos con tecnología 2D, hemos utilizado en ocasiones la tecnología 3D. 

Somos  pioneros a nivel nacional en el tratamiento focal del cáncer de próstata, habiendo sido los primeros en llevarlo a cabo utilizando electroporación irreversible junto a tecnología de fusión de imágenes a tiempo real  entre la Resonancia Magnética y la Ecografía Transrectal. Esto nos permite tratar sólo aquella parte de la próstata con enfermedad significativa preservando al máximo la función sexual y la continencia urinaria. 

Nuestra dilatada experiencia tratando pacientes con cáncer de próstata, unido a nuestro exclusivo protocolo de evaluación apoyado en la colaboración de radiólogos y patólogos expertos, nos permite identificar a buena parte del 30-40% de pacientes con cáncer de próstata que podrían beneficiarse de una Terapia Focal.

En los pacientes con cáncer de próstata avanzado, nuestro abordaje multidisciplinar nos garantiza seleccionar el mejor tratamiento para cada paciente, incluida la quimioterapia cuando la consideramos necesaria, y el acceso a ensayos clínicos internacionales.