Preguntas Frecuentes

Sobre el PSA

¿Es una prueba realmente útil?

El PSA es un marcador económico y que ha cambiado completamente el perfil de pacientes que diagnosticamos. Gracias al mismo, hoy en día, 9 de cada 10 pacientes tienen  un tumor potencialmente curable. No es un marcador perfecto y puede elevarse por otros motivos benignos por lo que es importante consultar con un urólogo para descartar la presencia de un cáncer. Hoy en día, no es posible diagnosticar precozmente a un varón si no es a partir de un PSA anómalo.

¿A que edad es recomendable comenzar a realizarse el test PSA?

En los varones con antecedentes familiares recomendamos realizarlo en la década de los 40. A esa edad, ya podemos conocer el riesgo de desarrollar un cáncer en el futuro y así planificar las revisiones con mayor o menor frecuencia.

¿Cómo se diferencia el PSA elevado por un problema benigno del producido por un cáncer de próstata?

Hay una serie de determinaciones asociadas que nos indican si es más probable que se trate de un problema benigno o maligno. Nosotros aplicamos el test 4K para conocer el riesgo de tener un cáncer de próstata con capacidad para acabar con la vida del paciente. La única forma definitiva de descartarlo es con una biopsia de próstata.

Sobre la Hiperplasia prostática benigna

¿Tiene alguna relación con el cáncer de próstata?

No. Ambas requieren de los andrógenos (hormonas masculinas) para desarrollarse pero no tienen relación causal. Ambas pueden coexistir en el mismo paciente.

¿Qué síntomas deben preocuparme mas?

Los síntomas de vaciado (dificultad, chorro débil) se asocian más al riesgo de que en futuro pueda requerir una cirugía para solucionar definitivamente el problema. Los de almacenamiento (urgencia, ir a orinar muchas veces, incontinencia) afectan más a la calidad de vida al limitar las actividades diarias.

¿Hay tratamientos médicos realmente eficaces?

Hoy en día es fundamental una correcta evaluación de los pacientes pues disponemos de tratamientos muy eficaces adaptados a cada tipo de paciente. No todos los tratamientos son buenos para todos los pacientes, hay que individualizarlo.

¿Cuándo debo operarme?

Cuando tenga una serie de complicaciones derivadas que lo hagan necesario (retención urinaria, piedras en la vejiga, infecciones urinarias de repetición, hematurias, insuficiencia renal) o cuando los tratamientos farmacológico fracasen y su calidad de vida esté afectada.

¿Qué tipo de láser es el mejor?

El láser de Holmio es apropiado para pacientes con próstatas de cualquier volumen. El láser verde lo es para aquellos con próstatas menores de 80 cc.  No obstante, la experiencia del cirujano en cada técnica es la determinante de los resultados. Nosotros podemos ofrecer ambas técnicas con toda garantía por nuestra experiencia.

¿Qué pasa con el semen tras la intervención quirúrgica?

Tras una intervención de próstata por hiperplasia benigna se produce una eyaculación retrógrada que consiste en que al eyacular el semen en lugar de salir por la uretra pasa al interior de la vejiga y se expulsa después con la micción.

¿Puede evitarse siempre la cirugía abierta tradicional (adenomectomía)?

No. Hay ocasiones en las que, bien por ser la próstata de un tamaño excesivo o bien debido a que coexisten con otros problemas que requieren una cirugía abierta, debe realizarse a través de una incisión por encima del pubis.


Sobre el cáncer de próstata

¿Es necesaria una biopsia para el diagnostico? 

Salvo en casos excepcionales con valores de PSA incompatibles con una enfermedad benigna y en los que, además, no sea aconsejable llevarla a cabo por la situación del paciente, siempre es necesaria la biopsia.

¿Qué ventajas tiene para mi una Resonancia Magnética multiparamétrica?

Realizada antes de la biopsia, nos permite descartar con una alta probabilidad la presencia de un cáncer de próstata significativo, es decir con capacidad para amenazar la vida del paciente. Además, al visualizar el tumor nos permite dirigir las biopsias transperineales y llevar a cabo el tratamiento focal. Incluso en pacientes a los que vamos a realizar una prostatectomía radical, nos facilita la toma de decisiones, junto a la información proporcionada por la biopsia, a la hora de decidir si conservamos las estructuras que rodean la próstata y de la que dependen la potencia sexual.

¿Qué ventajas tiene para mi una biopsia transperineal?

La biopsia transperineal aporta la información más precisa posible sobre la presencia y agresividad del cáncer de próstata. Nuestro protocolo permite un mapeo preciso de la localización del cáncer de próstata lo cual ayuda a determinar, no sólo si el paciente es candidato a terapia focal, sino también a ser más o menos radical en la cirugía.

¿Qué síntomas podrían hacernos pensar que tengo un cáncer de próstata?

El cáncer de próstata hoy en día se diagnostica generalmente en pacientes asintomáticos. Cuando un cáncer produce síntomas suele estar ya localmente avanzado. Por ello es tan importante el diagnóstico precoz.

¿Es posible que teniendo un cáncer de próstata no necesite tratamiento?

Efectivamente, si la evaluación previa, necesariamente con una biopsia de garantías, nos informa de la presencia de un cáncer de pequeño volumen y poca agresividad, podría evitarse cualquier tratamiento.

¿Qué pruebas necesito para saber si soy candidato a una Terapia Focal?

Es necesario disponer de una Resonancia Magnética multiparamétrica en la que la lesión pueda ser visible y una biopsia transperineal que confirme que la lesión visualizada corresponde al tumor y que no existe tumor significativo fuera de esa zona.

¿Impide la Terapia Focal otros tratamientos en el futuro?

No. En caso en que en el futuro surja un nuevo tumor o que la terapia focal no pueda controlar adecuadamente el tumor tratado, el paciente puede ser sometido a una cirugía radical o radioterapia con seguridad.

¿Puede garantizarse con la cirugía laparoscópica, robótica o abierta que mantenga la función eréctil tras la cirugía?

No. Aunque aplicamos técnicas quirúrgicas para tratar de conservar la potencia sexual, conservando los vasos y nervios implicados en la erección normal del varón, ningún cirujano puede garantizarle que tras la cirugía conserve las erecciones.

Tras la cirugía radical del cáncer de próstata ¿Es posible recuperar las erecciones?

No todos los pacientes operados tienen problemas de erección tras la cirugía. En todo caso, nuestra Unidad de Andrología es capaz de recuperar las erecciones en la gran mayoría de los casos. El tratamiento y programa a seguir depende de la situación de cada paciente ya que es personalizado.

¿Cuánto tiempo tengo que llevar la sonda tras la cirugía radical?

En condiciones normales entre 7 y 15 días. Transcurrido ese tiempo, la sonda le será retirada por nuestros enfermeros antes de acudir a la revisión en consultas externas.

¿Qué tratamiento es mejor para mí: la cirugía o la radioterapia?

Depende de diversos factores, incluyendo su preferencia personal. Es un tema a discutir con el urólogo y el oncólogo radioterapeuta. En todo caso, nosotros sólo consideramos apropiada como alternativa a la cirugía radical la radioterapia IMRT o el Ciberknife porque nos permite aplicar la máxima dosis con el menor daño sobre los tejidos normales de alrededor.

Sobre el cáncer de riñón

¿Pueden degenerar en un cáncer los quistes renales?

La mayor parte de los quistes renales son benignos y no requieren tratamiento. No obstante, algunos cánceres de riñón adoptan forma de quiste por lo que requiere una evaluación más en profundidad para identificarlo.

¿Qué ventajas tiene la cirugía laparoscópica?

Permite una recuperación más rápida, con menos dolor y con una herida menor que evita problemas de eventración (deformidad de la pared abdominal) en el futuro.

¿Por dónde se extrae el riñón enfermo tras la cirugía laparoscópica?

Generalmente unimos dos de las pequeñas incisiones en el abdomen para extraer el riñón con la menor incisión (cicatriz) posible. En ocasiones lo podemos extraer por el ombligo o por orificios naturales como la vagina, con lo que no se aprecian las cicatrices.

¿En qué casos no se puede conservar el riñón?

Depende del tamaño y localización del riñón. Hoy en día somos capaces de quitar tumores de hasta 7 centímetros sin comprometer la viabilidad del riñón.

¿Es posible tratar el cáncer de riñón sin cirugía?

No, aunque podemos hacerlo por vía mínimamente invasiva percutánea utilizando la electroporación irreversible o la radiofrecuencia.

¿Qué tratamientos hay cuando el tumor esta extendido fuera del riñón?

Habitualmente, aunque el tumor se haya extendido fuera del riñón (metástasis) es importante extirpar el riñón y utilizar tratamientos orales que van dirigidos contra dianas moleculares que intervienen en le desarrollo y progresión del tumor.


Sobre el cáncer de testículo

Tengo un testículo que me ha crecido de tamaño ¿podría ser un cáncer?

No es necesario alarmarse porque en la mayor parte de las ocasiones en las que uno nota un aumento de tamaño del testículo o algún nódulo, se trata de problemas benignos. No obstante, conviene siempre acudir al urólogo para descartar la presencia del cáncer ya que este es agresivo y puede extenderse por el cuerpo (metastatizar) aun siendo pequeño.


Sobre el cáncer de pene

¿Hay alguna alternativa a la amputación del pene?

Siempre la seguridad del paciente es lo más importante y, por tanto, el tratamiento debe de ser aquél que ofrezca mejores resultados en el control del tumor. Sin embargo, desde Corporación Urológica del Mediterráneo, ofrecemos técnicas de cirugía plástica asociadas a la exéresis del tumor, para reconstruir la parte del pene extirpada, y así dejar un buen resultado estético y una recuperación adecuada de la funcionalidad.


Sobre la litiasis urinaria

Tengo un cólico nefrítico, ¿qué debo hacer?

Lo primero que tiene que hacer es acudir a urgencias para confirmar que, efectivamente, se trata de un cólico nefrítico e intentar controlar el dolor.
Si se consigue controlar el dolor, el siguiente paso es la eliminación de la litiasis. El tamaño, la localización dentro de la vía urinaria y la progresión del cálculo condicionarán el tiempo permitido de tratamiento no quirúrgico. Está bien estudiada la posibilidad de expulsión espontánea en función de la localización y del tamaño de la litiasis. La revisión cada una o dos semanas es necesaria para evitar la aparición de nuevas complicaciones. No es recomendable esperar más de 4 semanas en cualquier caso.

¿Por qué he vuelto a padecer un cólico nefrítico?

Los cálculos urinarios son realmente un reflejo de una enfermedad sistémica o generalizada del cuerpo y no exclusivamente de los riñones y sus vías. El sobrepeso, la obesidad, hipertensión y la diabetes ya han demostrado ser factores de riesgo importantes en su aparición . De similar manera, la incorrecta hidratación, episodios de deshidratación forzados por el ejercicio y la forma de alimentación también han sido implicados. Así, una baja ingesta de agua y un exceso de proteínas, bebidas azucaradas o sodio en la dieta pueden favorecer su aparición.

¿Qué puedo hacer para no volver a tener un cólico nefrítico?

El esfuerzo para prevenir su reaparición tendrá que realizarse sobre el paciente como objetivo principal (dieta y estilo de vida) y no sólo basarlo en los resultados de pruebas radiológicas y/o analíticas. La ingesta hídrica abundante tratando de orinar más de dos litros diarios es importante.



Sobre mi vida sexual

Mi vida sexual no es satisfactoria. ¿Tengo un problema?

Sí. Una vida sexual satisfactoria en muy importante para tener una buena calidad de vida y una buena salud en general. Generalmente hay varios factores que influyen en el deterioro de la vida sexual, por eso desde Corporación Urológica del Mediterráneo nos gusta enfocar estas situaciones desde el punto de vista de la pareja, para así poder dar un tratamiento integral al problema.

Tengo una erección de mala calidad ¿es eso normal por mi edad?

No. Los problemas de erección, denominados disfunción eréctil, son siempre un problema de salud y por tanto deben ser estudiados y tratados. No hay una edad a la que sea normal perder la potencia sexual.

La disfunción eréctil no parece un problema muy grave, ¿verdad?

Aparte de que llevar una vida sexual satisfactoria es un factor importante para una buena calidad de vida y salud general, la presencia de una disfunción eréctil puede ser un indicador de problemas importantes de salud, como alteraciones hormonales, vasculares (de los vasos sanguíneos) o del sistema nervioso, que de no corregirse pueden tener consecuencias graves. Por eso se recomienda estudiar cualquier disfunción eréctil del varón.

¿La disfunción eréctil tiene tratamiento eficaz?

Sí. Disponemos actualmente de diversos tratamientos que solucionan en más del 95% de los casos los problemas de la erección y permiten que el hombre pueda disfrutar de nuevo de una satisfactoria vida sexual.

¿Cuál es el tratamiento para la disfunción eréctil?

Depende del caso. El tratamiento de la disfunción eréctil tiene que ser personalizado, ya que no todos los tratamientos sirven para todos los casos. No existe un tratamiento universal. Por eso es importante que se haga un adecuado estudio previo para determinar las causas y así valorar la mejor solución para cada paciente en particular.

¿Qué es una prótesis de pene?

Es uno de los posibles tratamientos para la disfunción eréctil. Consiste en implantar, mediante una intervención quirúrgica con anestesia regional, un mecanismo que permite recuperar las erecciones. 

¿Son complicadas de manejar las prótesis de pene?

No. Actualmente disponemos de muchos variados modelos de prótesis de pene, por lo que nos podemos adaptar a las necesidades de cada paciente.

Eyaculo antes de lo que me gustaría. ¿Tengo un problema?

Aquellos hombres con dificultad para controlar la eyaculación y que les supone a él y/o a la pareja una vida sexual insatisfactoria incluso con ansiedad asociada, pueden padecer un problema denominado eyaculación precoz

¿Cuál es la causa de la eyaculación precoz?

La causa es variada y en la mayoría de las ocasiones intervienen diversos factores. A veces este problema está presente desde siempre y otras veces aparece de nuevo en hombres que tenían un adecuado control de la eyaculación previamente.

¿Tienen solución los problemas de eyaculación precoz? ¿Cuál es el mejor tratamiento?

Sí, hay solución para este problema. El mejor tratamiento es aquél que ataca a la causa, por lo que se debe realizar previamente un adecuado estudio y, dependiendo de los resultados, indicar el tratamiento. En la mayoría de los casos será necesario un tratamiento combinado con medicación asociada a técnicas psicológicas y/o sexológicas.

He perdido el deseo ¿Es eso normal por mi edad?

No. La pérdida del deseo sexual es siempre indicador de un problema de salud en el que pueden estar implicados factores hormonales, psicológicos, de relación de pareja, etc.

¿Tiene tratamiento la pérdida del deseo sexual?

Sí. La mayoría de las veces, tras realizar un adecuado y minucioso estudio se puede descubrir la o las causas del problema y por tanto dar un tratamiento dirigido eficaz.

He oído hablar de la menopausia masculina ¿Eso existe?

Sí. Su nombre médico es hipogonadismo de inicio tardío o deficiencia parcial de andrógenos en el varón maduro (PADAM con sus siglas en inglés) y consiste en un déficit en la producción de la testosterona, la hormona sexual masculina, que provoca síntomas y que supone un problema de salud.

¿Es una cuestión normal de la edad o se debe tratar?

No es proceso normal de la edad, como ocurre en las mujeres. Es un problema de salud que tiene implicaciones importantes no sólo en la esfera sexual sino que también está relacionada con la obesidad, con la mortalidad por infarto de corazón, diabetes, osteoporosis, fuerza muscular, estados de ánimo, etc. Con el diagnóstico y el tratamiento adecuado el hipogonadismo se puede solucionar, permitiendo al varón recuperar el funcionamiento normal hormonal y por tanto mejorar su estado de salud global.

 
Sobre la incontinencia urinaria

¿Son todas las incontinencias de orina iguales?

No. Existen varios tipos de incontinencia, la incontinencia urinaria de urgencia,que es la sensación imperiosa y urgente de orinar y que no se puede controlar llegando a producir escapes de orina, la incontinencia urinaria de esfuerzo, que está relacionada con la actividad física, tos, esfuerzos, y que produce la perdida involuntaria de orina.  Otro tipo de incontinencia es la llamada por rebosamiento, que se produce cuando la capacidad de la vejiga es superada por el volumen de orina con aumento en el numero de micciones al día y goteo. Estos tipos de incontinencia pueden coincidir en un mismo paciente por lo que es necesario que su especialista realice un correcto diagnostico para proponerle el mejor tratamiento en su caso .

¿Cómo se trata la incontinencia urinaria?

Lo primero que tiene que saber es que cada paciente ha de ser estudiado de forma personalizada, pues existen varios tipos de incontinencia urinaria y el tratamiento ha de ir enfocado a resolver cada situación concreta. Además, la incontinencia urinaria en la mujer o en el hombre tienen características distintas y necesitan tratamientos diferentes.

 
Sobre el Prolapso de Órganos Pélvicos en la mujer

¿Cómo saber si tengo un prolapso?

Se trata de una situación común, especialmente en multíparas y tras la menopausia, que suele manifestarse por una sensación de peso progresiva a nivel genital. Con frecuencia es posible observar una tumoración (abultamiento) por el orificio vaginal que corresponde a la protusión de la vejiga, recto o útero. Cuando los síntomas progresan pueden provocar un dolor invalidante, con o sin  problemas miccionales, de la defecación , incluso, de las relaciones sexuales.

¿Tiene mi problema tratamiento?

Naturalmente, pero exige una cuidadosa evaluación del tipo de prolapso y de su causa para proceder a un tratamiento integral. Inicialmente, pueden ser suficientes los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico. En caso más avanzados, será siempre necesaria una cirugía reconstructiva, con frecuencia apoyada en el uso de mallas especialmente diseñadas.

 
Sobre las infecciones urinarias

¿Es posible que me vea libre de las infecciones que tengo repetidas?

Aunque no siempre es posible, podemos conseguirlo en un número significativo de pacientes. En todo caso, lo que si podemos lograr es que se produzcan con la menor frecuencia posible. Ello requiere un diagnóstico preciso de la situación predisponente individual para planificar las medidas preventivas y terapéuticas más apropiadas a su caso concreto.