¿Cuándo consultar?

Prevención
La prevención es la mejor forma de evitar tratamientos innecesarios y llegar a situaciones irreversibles. Enfermedades como el cáncer de próstata constituyen un auténtico problema de salud pública, que pueden ser diagnosticadas a tiempo para impedir la progresión de la enfermedad . La revisión urológica a partir de los 45 años es la mejor opción para evitar que el cáncer de próstata pueda afectar a la esperanza y calidad de vida de un varón. 

Hematuria

Es la presencia de sangre en la orina. Es un síntoma que debe siempre ser estudiado ya que puede ser provocado por un gran número de enfermedades urológicas, tanto benignas como malignas. Cualquier hematuria en una persona mayor de 45 años, especialmente si es varón y ha sido fumador, exige un estudio en profundidad para descartar la presencia de un tumor en la vejiga, vía urinaria o riñón. El cáncer de próstata sólo lo produce cuando está localmente avanzado.

Dificultad para orinar
Es un síntoma que podemos medir y suele relacionarse con una obstrucción al flujo de salida de orina y/o a una disminución de la contractilidad de la vejiga. Cuando es provocado por el crecimiento de la próstata, es un síntoma que conviene identificar y tratar pronto pues se asocia al riesgo de tener que ser intervenido quirúrgicamente en el futuro.

Ir a orinar con más frecuencia de lo habitual
Este síntoma afecta mucho a la calidad de vida porque puede interferir con actividades cotidianas. Sus causas son múltiples y no necesariamente debidas a problemas urológicos. En todo caso, disponemos de los medios más avanzados para identificarlas y de medicación eficaz para controlarlo.
Deseo urgente de orinar
Suele acompañar al anterior y empeora la calidad de vida por el riesgo de incontinencia (escapes) de orina si no se llega a tiempo al inodoro. Al igual que en las circunstancias en las se tiene que ir al baño con más frecuencia de lo habitual, se dispone de medicación eficaz capaz de reducir los episodios de urgencia. 

Incontinencia de orina
Este síntoma, que obliga a tener que llevar protectores pare evitar mojar la ropa interior, es altamente invalidante. Se presenta tanto en la mujer como en el hombre por diversos motivos. En todo caso nunca es un hecho normal y es necesario un diagnóstico muy preciso pues, en las ocasiones en las que se relaciona con problemas del esfínter urinario, puede tener una solución quirúrgica eficaz. En otras, que son debidas a problemas funcionales de la vejiga, será necesario recurrir a tratamientos farmacológicos o de rehabilitación del suelo pélvico. El diagnóstico diferencial entre ambos tipos de incontinencia resulta crucial para su solución satisfactoria.

Dolor lumbar

El dolor lumbar (parte baja y lateral de la espalda) es muy común y puede estar relacionado con problemas urológicos o no. En todo caso, es necesario descartar que sea secundario a un problema relacionado con el riñón o con la vía urinaria.

El cólico nefrítico es una variedad de dolor lumbar de gran intensidad que suele irradiarse hacia la zona abdominal baja y genitales y puede acompañarse de nauseas y vómitos. Suele ser secundario a la expulsión de una litiasis ureteral por lo que un diagnóstico y tratamiento precoz es obligatorio tanto para calmar el dolor como para evitar daños importantes sobre la unidad renal.

Disfunción eréctil (impotencia)
Nunca es una situación normal y fisiológica. La disfunción eréctil es un problema que no sólo impide tener relaciones sexuales con normalidad sino que es determinados pacientes es un importante predictor de enfermedades cardiovasculares o endocrinometabólicas.

Problemas genitales

Tamaño del pene y de los testículos. Las alteraciones de la forma y tamaño de pene y testículos son comunes. En muchos casos se trata de problemas benignos que podemos solucionar quirúrgicamente, pero en otros, pueden tratarse de tumores que debe ser diagnosticados lo más precozmente posible. Los tumores de testículo, los más frecuentes en varones jóvenes, suelen ser agresivos y obligan a un tratamiento precoz.

En las mujeres, el prolapso de órganos pélvicos (vejiga, útero, recto) a través de los genitales puede ser causade molestias invalidantes que obliguen a una cirugía reconstructiva. Somos expertos en el tratamiento quirúrgico empleando las técnicas y materiales más modernos y con resultados más fiables.


Infecciones de orina
Aunque se pueden dar en varones, es uno de los problemas urológicos más comunes en las mujeres y con frecuencia son de repetición. En los varones suelen tratarse de prostatitis y si no se diagnostican y tratan a tiempo pueden cronificarse. En las mujeres es importante identificar y controlar todos los problemas predisponentes si se quieren evitar las repeticiones (reinfecciones) o disminuirlas al máximo. En ocasiones, una infección urinaria complicada puede ser la causa de una sepsis y comprometer la vida, por lo que es importante un diagnóstico y tratamiento precoz.

Vejiga neurógena

Los pacientes con problemas neurológicos (paraplejia, ictus, diabetes avanzada) desarrollan transtornos miccionales complejos que requieren de estudios avanzados (urodinámicos) para establecer el diagnósticos concreto y seleccionar el tratamiento más apropiado.

Problemas urinarios o genitales en niños
Nuestra unidad de urología pediátrica es capaz de atender todos los problemas urológico congénitos (fimosis, reflujo vesico ureteral, hipospadias, epispadias, válvulas de uretra, hidronefrosis), sin demoras y con las últimas técnicas disponibles.
Algunos problemas muy comunes en la infancia como las fimosis, enuresis (orinarse en la cama por la noche) pueden resolverse eficazmente sin necesidad de tratamientos quirúrgicos o procedimientos diagnósticos complejos.